Facebook G+ Twitter Youtube RSS Contactar
Lipoláser es una técnica para el remodelado
corporal y facial con anestesia local.
Con Lipoláser se eliminan los acúmulos grasos
y se contrae la piel.
El resultado de Lipoláser (laserlipólisis) es superior
a la lipoescultura convencional.
La recuperación con Lipoláser
es más corta y cómoda.
IML tiene una importante experiencia
en la realización de Lipoláser (laserlipólisis).
  

Dr. Dan mon O'DeyEfectos del láser sobre el tejido graso subdérmico

Dan mon O´Dey, A. Prescher, R. Poprawe, S.Gaus, S.Stanzel, N. Pallua. Ablativo Targeting of Fatty-Tissue Using a High Powered Diode Láser. Lasers in Surgery and Medicine 40:100-105 (2008)

El objetivo de este estudio es evaluar los efectos térmicos de la interacción con el tejido graso de una emisión láser dentro del infrarrojo cercano y en situaciones reproducibles.

Para ello se realiza el estudio basado en la espectrografía óptica del tejido graso previa emisión de un láser de diodo que emite a 940 Nm a alta potencia y se examina el efecto de su emisión sobre 59 cadáveres frescos en modo sin contacto. Los efectos histológicos se valoran mediante un sistema informático basado en mediciones y los parámetros que se valoran son:

  1. Grado de ablación (AR, Ablation Rate).
  2. Media del diámetro de la cavidad/Media daño colateral. (CCDratio).

Los resultados muestran que entre 250 y 400 w/cm2 se producen un mayor efecto ablativo y menor daño colateral en los tejidos. De forma que una irradiancia de 270w/cm2 muestra un ratio de CCD de 2:1 y un AR de 9.98 +/- 7.65mm3/sec.

Los autores concluyen que el láser empleado es susceptible de hacer ablación en protegida en tejido graso humano y que será necesario mejorar la eficiencia y seguridad de este procedimiento.

La reparación de tejidos blandos requiere a menudo en empleo de colgajos que en ocasiones requieren procedimiento de adelgazamiento muy importante, el manejo de una herramienta láser no es imprescindible pero podría resultar interesante mejorar el conocimiento del efecto de los láseres de diodo sobre el tejido graso. El láser de diodo puede ser interesante por varios motivos, a destacar que se puede conducir por fibra para trabajar mediante endoscopia, que puede trabajar con intensidades de energía entre 100 y 10.000w/cm2 para producir efecto térmico, evitando la interacción fotoquímica, la ablación inducida por plasma y las interaciones fotoablativas a mayores intensidades así como los efectos fotodisruptivos. Además de contar con una penetración tisular de varios milímetros, bajo costo de producción y alta eficiencia. Basándose en el estudio de las propiedades ópticas de la grasa, este estudio se realiza con un láser de diodo de emisión a 940Nm.

Se realizan las emisiones sobre 59 cadáveres femeninos antes de las 48 h. de fallecimiento, y la irradiancia empleada va desde los 93 a los 1579 w/cm2, basándose en una potencia de emisión de 100-500w y un tamaño de spot entre 0.17 y 1.08 cm2 y tiempos totales de emisión entre 30 y 90 segundos.

Se realizan después más de 1000 muestras y se tiñen con la tinción tricrómica de Masson-Goldner que es muy interesante para la tinción del tejido conjuntivo graso. Las medidas que se toman en para cuantificar el efecto térmico sobre el tejido graso se realizan a diferentes niveles de profundidad de cada cavidad generada e incluyen medidas de:

  1. El ancho de la cavidad.
  2. La profundidad de la cavidad.
  3. El borde de carbonización.
  4. El borde de daño en colágeno dérmico moderado.
  5. El daño colateral.
  6. El volumen de la cavidad.
  7. El grado de ablación (mm3/sec), volumen de grasa vaporizada/sec.
  8. El ratio entre diámetro de cavidad/diámetro daño colateral.

Evaluación de las propiedades ópticas del tejido graso

Tejido graso» Ampliar

La evaluación de las propiedades ópticas del tejido graso se realiza sobre muestras de lipoaspirado tras eliminar la fase hemática y de grasa libre, se analizan muestras de grasa pura (BFT) y de grasa algo teñida de hematíes (NBTF) así como de agua.

El pico más alto de absorción hallado en longitudes de onda visibles está en una lambda de 460Nm, los otros dos picos de absorción son más bajos y se presentan en longitudes de onda dentro del infrarrojo cercano en torno a 930 y 1030 NM. El agua manifiesta un pico de absorción a la longitud de onda de 975Nm. El láser empleado a 940 se encuentra entre los picos de absorción secundario de la grasa y el pico de agua.

Evaluación de la ablación del tejido graso

Ablación» Ampliar

Las muestras presentan las características de un daño colateral, existen vacuolas y zonas de condensación en el área que rodea la cavidad causada por la ablación del tejido.

Para emisiones de 1300w/cm2 se produce un área de ablación importante y un índice de daño colateral bastante mayor, parece pues que irradiancias muy altas causan mayor conducción del calor y daño colateral en proporción con el total de grasa ablaccionada.

Este efecto podría ser debido a que en el tejido graso se produce un aumento de la absorción de la energía y una disminución de la transmisión del calor. Por lo que cabe deducir que en el tejido graso los cambios de sus propiedades ópticas pueden reducir la capacidad ablativa del láser de diodo.

  • Para emisiones de 360w/cm2 la proporción entre el grado de ablación y el daño colateral es de 3:1, mientras que para emisiones de 1300w/cm2 la proporción es 1:2.
  • Para la emisión de 360w/cm2, el ratio AR (eliminación de volumen de grasa por tiempo es de de 9.98+/- 7.65 mm3/segundo.

Según estos parámetros, nosotros deducimos lo siguiente:

  1. Con 360 jul se eliminan 10mm3. Con 1 kjul se eliminan 27.7 mm3 de grasa. Son necesarios 36 kjul para eliminar 1 cm3 de grasa.
  2. La emisión de 370w/cm2 corresponde a una energía total de 58.96-+41.38 julios/mm3.

Los autores manifiestan que las irradiancias en torno a 250-400 w/cm2 pueden ser los parámetros más adecuados para la eliminación de tejido graso según las muestras examinadas.

En relación a los resultados estadísticos, existe poca relación estadística entre la irradiancia y la densidad de energía con las variables dependientes. Sin embargo sí se ha encontrado una relación estadística de estos parámetros con el daño colateral severo y con la zona teñida de daño colateral total.

La duración de la exposición demuestra una relación significativa entre AR (Ratio de ablación por segundo), el ancho de la cavidad generada y el volumen total de la cavidad generada.

La irradiancia y la densidad de energía muestran relación estadística significativa sobre el ratio CCD, ratio entre el diámetro de la cavidad y el diámetro del daño tisular colateral.

No se ha encontrado relación estadística entre la irradiancia, la densidad de energía o el tiempo de emisión con el daño tisular colateral.

Discusión sobre las conclusiones

Los autores manifiestan que el comportamiento de la grasa frente a una emisión láser no es tan homogéneo como el de otros tejidos como el músculo. La respuesta heterogénea de la grasa a la emisión láser está condicionada por la energía necesaria para cambiar el estado del agua del tejido para que hierva, la desecación del tejido por la rápida expansión de burbujas de vapor, la licuefacción de la grasa y su vaporización, y los cambios de las propiedades ópticas de la grasa en todo este proceso.

En relación al estudio sobre la emisión a 940Nm, esta emisión tiene un buen coeficiente de absorción por agua y por grasa manteniendo la penetración en los tejidos en varios milímetros. Para obtener una ablación constante, un requisito imprescindible es el mantenimiento estable de las propiedades ópticas del tejido. La transmisión de la emisión de la energía es difícil en el tejido graso debido a la carbonización que se produce, que hace decrecer su penetrabilidad y aumenta la temperatura de la superficie. La carbonización produce un desequilibrio entre el efecto ablativo y el efecto de daño colateral a favor de mayor área y mayor intensidad de daño tisular colateral.

Los autores afirman, que la baja proporción del contenido de agua en el tejido graso, que está en torno a 35+/- 6 ml/mol de triglicéridos y su punto de ignición es muy alto, sobre los 189º C hace que la energía para vaporizar grasa sea muy alta. Sin embargo, la vaporización del agua empieza en torno a 100º C y por lo tanto refleja la parte más importante del proceso de ablación. La proporción de agua localizada en interior de los tejidos de los septos fibrosos es de aproximadamente del 70% y puede ser que sea responsable tanto de los efectos sobre la zona septalizada como sobre la zona teñida con daño tisular. Estos depósitos muestran una mayor afinidad para la conducción del calor que las células grasas que los rodean y que contienen menos agua.

Afirman también que los láseres pulsados se proponen para reducir la entrega total de energía. Los daños tisulares colaterales no son evitables. En cualquier caso, se podría obtener mayor eficiencia en el efecto ablativo del láser con una longitud de onda más ajustada a los coeficientes de absorción del tejido. Finalmente, parece posible conseguir la ablación del tejido graso mediante un láser de diodo con una mayor eficacia en el volumen ablaccionado/seg y menor daño colateral.