Facebook G+ Twitter Youtube RSS Contactar
Lipoláser es una técnica para el remodelado
corporal y facial con anestesia local.
Con Lipoláser se eliminan los acúmulos grasos
y se contrae la piel.
El resultado de Lipoláser (laserlipólisis) es superior
a la lipoescultura convencional.
La recuperación con Lipoláser
es más corta y cómoda.
IML tiene una importante experiencia
en la realización de Lipoláser (laserlipólisis).
  

Diferencia entre celulitis y grasa

La celulitis es predominantemente tejido graso pero no es tejido adiposo común. La celulitis es tejido adiposo afectado por el cortejo fisiopatológico descrito anteriormente.

Celulitis en muslos y cartucheras

En la dieta precisamos unos mínimos de ingesta grasa. La principal parte de la grasa ingerida en la alimentación se almacena en el organismo como fuente de energía para su consumo en el momento necesario. Pero el organismo, cuando precisa energía, primero consume la glucosa circulante y el glucógeno almacenado. La glucosa es fácil de consumir para el organismo y cuando ésta ha sido consumida en su totalidad, el organismo pasa a consumir el glucógeno almacenado a nivel hepático, se trata de fuentes de energía rápidas y de corta duración. Cuando los depósitos de glucógeno están repleccionados, la ingesta de azúcares sobrante se acumula en forma de grasas.

Por su parte, la grasa se absorbe a nivel del intestino delgado y en parte es metabolizada por el hígado para sintetizar sustancias hormonales, por los nervios, por la piel y otros. Cuando se ingiere en exceso, también es almacenada en el tejido graso en forma de vacuolas lipídicas de triglicéridos dentro de los adipocitos.

Factores Tóxicos

El tejido graso no es un enemigo, a nivel subdérmico ayuda a proteger al cuerpo de traumatismos y compresiones prolongadas. Las sustancias del tipo pesticidas se acumulan en el tejido graso y así éste ayuda a proteger otros tejidos de los efectos adversos de estas sustancias. La grasa también es importante para favorecer la absorción de vitaminas liposolubles del tipo A, D, E y K. Sin embargo el exceso alimentario de grasas es perjudicial para el organismo, sólo hace falta hacer mención del alto riesgo de enfermedades cardiovasculares asociado al exceso de ingesta de alimentos ricos en grasas, sobre todo grasas “trans”.

Las localizaciones anatómicas donde acumularemos tejido graso dependen del sexo, de factores hereditarios, de la calidad de vida y de nuestro equilibrio hormonal. Los hombres tienden a acumular el tejido graso a nivel de intestinos, corazón y abdomen y las mujeres a nivel de glúteos y piernas. El número total de células grasas que puede alcanzar nuestro cuerpo puede aumentar durante la infancia y la adolescencia (hiperplasia de tejido graso), durante la edad adulta podremos “rellenarlas” más (con lo que aumentan su volumen –hipertrofia celular- ) o “vaciarlas más” pero no es habitual que el número de células de tejido graso aumente en edad adulta.

Localizaciones tejido graso, celulitis

Los receptores de las células grasas regulan el acúmulo y la liberación del contenido de lípidos intra-adipocitario. Los receptores alfa 2 controlan el almacenamiento y se estimulan por la liberación de insulina tras el aumento de grasa circulante post-ingesta. Los receptores alfa 2 también son los responsables de que la glucosa ingerida en exceso se acumule dentro de los adipocitos. Los receptores beta son los encargados de mediar la liberación de grasas desde los adipocitos al torrente circulatorio y son sensibles a los estímulos de la tiroxina y la adrenalina.

Celulitis grasa mujer

Así, algunas sustancias naturales del tipo cafeína, aminofilina, silicio, cobalto, zinc o magnesio pueden estimular los receptores beta. Pero algunas de ellas en mayor cantidad, como la cafeína, a gran concentración también produce una vasoconstricción de los vasos sanguíneos que reduce la circulación periférica, lo cual favorece la aparición de problemas relacionados con la celulitis. La cafeína vía subcutánea en forma de crema podría inducir a la liberación de grasas desde los adipocitos, pero algunos estudios específicamente realizados en este sentido no han conseguido demostrarlo. La aminofilina también podría funcionar pero solo puede aplicarse por vía oral ya que por vía sistémica afectaría al sistema pulmonar.

La mayoría de las mujeres tienen células grasas ricas en receptores alfa 2 a nivel de glúteos y piernas y menor cantidad de estos receptores (seis veces menos) a nivel de otras células grasas de otras partes del cuerpo. Por ello tienen más tendencia a acumular tejido graso en dichas zonas. Además, estas células adiposas son poco dadas a liberar contenido graso. Los estudios recientes han demostrado que este tipo de receptores son más abundantes en el tejido graso del varón a nivel de intestinos, abdomen y corazón.

Autores: Dr. Javier Moreno Moraga y Dra. Josefina Royo de la Torre.